Tus hijos están haciendo esto

ADVERTENCIA: Este artículo contiene confesiones de adolescentes, jóvenes, doctores y profesores que pueden resultar fuertes para algunas personas.


Muchas veces los padres ven o leen cosas en las noticias que no pueden creer... ¿Y si te digo que puede que sea tu mismísimo hijo o hija quien está haciendo o sufriendo estas tragedias silenciosas?

Lo que tus hijos están haciendo

+ Tus hijos están teniendo relaciones sexuales. Hoy en día, la virginidad se pierde, en promedio, a los 15 años. Las primeras experiencias sexuales comienzan a partir de los 13, y usualmente incluyen tanto sexo oral como masturbación mutua. Está de más decir que no utilizan protección.

+ Tus hijos están teniendo una vida sexual irresponsable. Hoy, el método preferido para evitar el embarazo es el llamado coitus interruptus (eyacular fuera del cuerpo de la mujer), seguido por los preservativos. Los adolescentes no parecen saber que el virus papiloma humano puede ser transmitido incluso con un condón, o que las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETSs) se están volviendo más comunes entre los adolescentes. Desde luego, la mayoría de ellos rechazan aplicarse una prueba de VIH, incluso después de una noche riesgosa con un extraño que conocieron en una disco.

+ Tus hijos están viendo porno. Donde hay un deseo hay una manera, dice un viejo refrán. No importa si tienes un filtro en tu computador. Tus hijos están viendo pornografía en otro lugar o en tu DVD.

+ Tus hijas están abortando. Hoy por hoy, es sencillo para las chicas ir a la farmacia y pedir una 'píldora del día siguiente' para evitar el embarazo. Si eso falla, simplemente compran otra pastilla y abortan, induciéndose la menstruación. Los ginecólogos confirman que el número de citas en las que atienden limpiezas de úteros sucios (luego de un aborto mal aplicado) también se ha elevado entre las mujeres jóvenes.

+ Tus hijos están probando el sexo homosexual. Parece que la nueva generación ha traído más libertad sexual de la que las generaciones hubieran imaginado. La idea de "intentarlo todo" ha llevado a muchos jóvenes a probar el contacto sexual con gente de su mismo sexo, comenzando con besos y siguiendo con otras partes de sus cuerpos.

+ Tus hijos intencionalmente intentan embriagar mujeres para luego aprovecharse de ellas. Esto es considerado violación en muchos países, pero no les interesa. Algunos incluso suministran pequeñas cantidades de estimulantes sexuales a sus bebidas.

+ Tus hijos están bailando de una forma muy sexual. Tanto en fiestas como en discotecas, el modo en que muchos jóvenes bailan semeja obviamente un coito. Y en muchas partes se oye el rumor que el objetivo es hacer que el otro se ponga excitado... por diversión.

+ Tus hijas se están vendiendo. La discoteca organizó un concurso de camisetas mojadas e invitó a los del público a tomar parte en él. Para Carol, quien tiene 23 y usa un sujetador 34C, fue divertido dejar que un hombre la moje entera con una manguera de agua fría; y más divertido ganar otros 80 billetes luego de quitarse el polo frente a su entusiasmada audiencia masculina.

+ Tus hijos están teniendo relaciones sexuales en el baño de la discoteca. La confesión de Erik habla por sí misma: "Estaba bailando con ella y nos acercamos. Y me gustó sentir su cuerpo cerca, pero su cabello me molestaba un poco, así que lo puse alrededor de su cuello con mi mano... Cuando ella sintió esto, se acerco más, tomó mis manos y las colocó directamente sobre sus pechos. Yo, desde luego, agradecí el gesto besando su oreja y haciéndole sentir a mi 'amiguito' cerca a su cola. Sentí que se excitó, y comenzó a rozarme. Diez canciones y dos tragos después, estábamos en el baño de chicas... haciéndolo."

+ Tus hijos están tatuando sus cuerpos. Lo creas o no, para muchos jóvenes, tatuarse no es solamente una moda. Los tatuajes son también una de las maneras que ellos han encontrado para expresar su tristeza, depresión o soledad.

+ Tus hijos están cortándose y quemándose. Algunos adolescentes saben que un tatuaje permanente les haría inelegibles como donantes de sangre, así que se dibujan cortando su piel sucesivamente (hasta obtener una cicatriz permanente con la imagen deseada) o quemándola, utilizando hielo seco.

+ Tus hijos están colocando fotografías suyas en la Internet, para que todos las puedan ver. También están colocando más información sobre ellos mismos de la que deberían. ¿Por qué no le pides a tus hijos que te permitan dar una mirada a su cuenta de MySpace o Hi5 y te enteras de lo que están mostrando al resto del mundo?

+ Tus hijos están tomando hasta la ebriedad. Parece que el modo en que algunos jóvenes ven el alcohol está un poco equivocado. Ellos no se reúnen para conversar con una copa de whisky o una botella de ron; se reúnen a tomar alcohol y hablan un poco mientras lo hacen.

+ Tus hijos manejan temerariamente o disparan armas. Algunos jóvenes manejan su estrés pisando el acelerador tanto como pueden en distancias cortas o disparando un arma. Y ellos dicen que sentir la velocidad les ayuda a tomar las cosas con más calma.

+ Tus hijos están tomando drogas. este quizás es el punto más peligroso de toda la lista. Tus hijos no solo están tomando drogas, están induciendo a otros a que también lo hagan. El ciclo de las drogas comienza así: un consumidor se acerca a un no-consumidor como un amigo y, tras ganar su aprobación, le ofrece algo de drogas gratis. solo un poco la primera vez, un poco más, las siguientes. Poco a poco, este nuevo amigo tratará de mantenerse cerca a él, y continuará proveyéndole drogas "porque es excelente". Una vez que el nuevo considera las drogas como algo "normal" de vez en cuando, el otro comienza a pedirle algo de dinero para la siguiente dosis. Si da, es que ya está dentro, y tú tienes un hijo o hija consumidor.

El objeto de este artículo

La lista anterior está incompleta. Su objetivo es llamar tu atención sobre tus hijos y recordarte que tu misión como padre es dar a tu hijo una buena educación y maneras inteligentes de salir de las situaciones complicadas que la vida de cuando en cuando nos presenta. Si no lo haces, tus hijos podrían sufrir las consecuencias de tu indiferencia... de por vida. Por favor, no permitas que pase.

Involúcrate con la vida de tus hijos e hijas y, por una vez en la vida, considera a tu familia más importante que pagar las cuentas. El siglo 20 fue el siglo en que la humanidad abandonó la moral para alcanzar el progreso. El siglo 21 necesita algo muy diferente, y tu juegas un rol muy importante en determinar qué.


Conocimiento + Sociedad + Relaciones