Quemado de CDs y DVDs

Los CDs y DVDs existen desde hace alrededor de dos décadas y son populares. Se tocan con facilidad. Probablemente ya sabes cómo. Crear CDs y DVDs, sin embargo, puede no ser tan fácil. Aquí aprenderás a hacerlo.

Qué son los CDs y DVDs

Comencemos de lo más básico: los CDs y DVDs son medios digitales de almacenamiento. Son circulares, de 120 mm de diámetro. Guardan información en un formato digital, lo que quiere decir en estados de "encendido" y "apagado". Estos estados de "encendido" y "apagado" son representados por o bien minúsculos hoyos en la superficie del disco (en caso de un CD o DVD maestro) o bien por un cambio en su capacidad de reflejo de luz causado por un rayo láser (en el caso de los CDs y DVDs quemados por computador). Para leerlos, un rayo láser lee e interpreta los estados de "encendido" y "apagado" para decodificar la información.

La superficie grabable de un CD por lo general va de entre verdoso a una espectro completo de colores. La superficie grabable de un DVD por lo general es de un tono de rojo. Puedes utilizar estos colores para reconocerlos. Los colores son consecuencia de la temperatura y frecuencia del láser que se utiliza para producirlos.

Para quemar un disco

Para quemar un disco, comencemos por elegir el disco correcto. Hay dos tipos: grabables (R, en inglés) y re-grabables (RW, en inglés). Elige un disco grabable en caso solo necesites quemar la información una vez (como cuando creas un disco para la radio de tu auto). Elige un disco re-grabable en caso necesites actualizar la información de cuando en cuando (como cuando haces copias de seguridad de tu información).

Una vez que el disco ha sido comprado e insertado en tu computador, el siguiente paso es crear sus contenidos. Para esto, se utiliza la ayuda de un software, mas tienes que saber qué software es el adecuado para cada situación. Las aplicaciones estándar para quemado de discos te ayudarán con las tareas comunes, pero si lo que deseas es crear un DVD con menú, será más conveniente utilizar una aplicación especializada.

Ahora abre la aplicación e indica qué archivos van a estar en el disco que estás a punto de quemar. Agrégalos conforme lo necesites, pero recuerda que estos discos tienen un límite de capacidad. Cuando estés listo, haz clic en el botón "quemar" y espera. Eso es casi todo.

Y dije casi porque hay una excepción a esta situación, el archivo de imagen.

Cuidado con los archivos de imagen

Cuando uno configura un disco, el software creará un archivo con instrucciones para transformar la información en la serie de "encendidos " y "apagados" que el disco portará; pero cuando tienes un archivo de imagen (aquellos que terminan en .iso, por lo general) tú ya tienes el conjunto de instrucciones, por lo que no necesitas recrearlo. Solo indícale al software que estarás quemando "una imagen en un disco".

Sesiones

Al terminar, las aplicaciones para quemado de discos te preguntarán si deseas continuar con el disco después o simplemente cerrarlo. Se llaman "sesiones". Los discos de audio y vídeo, y aquellos creados a partir de una imagen de disco serán siempre discos cerrados; pero si utilizas un disco como copia de seguridad, entonces lo ideal será utilizar un disco de sesiones múltiples. Así, serás capaz de agregar más archivos al disco en el futuro.


Conocimiento + Computadores