Qué quiere Dios de ti

Ésta puede ser una de las preguntas más difíciles que alguien puede recibir. Afortunadamente, la respuesta no es muy complicada. Dios quiere de ti siete cosas:

+ Dios quiere que sepas que Él existe. Lo primero que quiere Dios es que dejes de creer que Él existe. Él quiere que lo sepas como consecuencia de una experiencia personal y directa. ¿Cómo lograr esto? Quienes ya gozan de una experiencia personal con Dios están de acuerdo con esto: Si lo pides, lo recibirás. Desgraciadamente, la gente solamente se interesa por Dios cuando alguien que conocen está sufriendo mucho o a punto de morir... así, pierden la oportunidad.

+ Dios quiere que le conozcas. Sí, Dios es todopoderoso, omnisciente, omnipresente y muchas otras cosas, pero Él también es como una persona. Dios tiene sentimientos, una forma de pensar y una personalidad —fuera de la comprensión humana absoluta, pero relativamente comprensible de todos modos. Dios quiere tener una relación personal contigo, como una de Sus creaciones. Sin embargo, la mayoría de las veces, tú no le das una oportunidad. Los libros religiosos, las plegarias y las conversaciones con otros creyentes pueden ayudarte a conocer a Dios y a comprender qué es lo que quiere de ti y del mundo.

+ Dios quiere que respetes Sus reglas. Otra de las cosas en las que los creyentes concuerdan es ésta: Dios es el Creador del mundo y su Dueño, y, como tal, ha dado ciertas reglas que debemos seguir. No importa si les llamas mandamientos, leyes, reglas o de alguna otra manera; si deseas ser una persona feliz, deberías aprender cuáles son las reglas de Dios y obedecerlas. Si lo haces, Dios comenzará a darte quizás pequeñas pero de todos modos significativas recompensas, tal como muchas otras personas las reciben todos los días. ¡Ah! Y esto incluye respetar su Creación también.

+ Dios quiere que cumplas con tus obligaciones. Una de las mentiras más desagradables contra las que la gente creyente debe luchar es el hecho de que algunos piensan que creer en Dios te exime de la responsabilidad de cumplir con todas y cada una de tus obligaciones dando lo mejor de ti en todas y cada una de ellas. A decir verdad, es exactamente lo contrario: reconocerás a un verdadero creyente por la manera diligente en la que lleva a cabo cada una de sus tareas diarias.

+ Dios quiere que ames. Tal como mencioné antes, creer en Dios no es suficiente; pero llegar a Conocerle no es suficiente tampoco. Aun si respetas toda y cada una de sus reglas y realizas tus deberes con diligencia, si no amas, te aislarás del resto y ésta no es una verdadera manera de vivir la vida religiosa, es reducirla a vivir una fantasía.

+ Dios quiere que combatas el mal. Mucho cuidado aquí: Dios no necesita que te conviertas en el siguiente superhéroe. Luchar contra el mal significa conectarte con tus amigos, establecer una fuerte lazo con ellos y mantenerte alerta de lo que les pase en la vida. solo si lo haces, serás capaz de corregirles, confrontarles o advertirles si se hallan en peligro o actuando mal... este es el verdadero significado de luchar contra el mal. Y sí, esto sí quiere decir que Dios desea que te involucres.

Por último...

+ Dios quiere que seas una persona feliz. Dios quiere que sepas que la promesa de la felicidad no es algo para ser alcanzado en una próxima vida o el paraíso sino aquí y ahora, donde estás hoy. Si tienes el valor de darle importancia al hecho de acercarte a conocer a Dios, de respetar Su mundo y Sus reglas ("toma solo lo que necesites y siempre tendrás todo lo que necesites", reza un viejo adagio), de llevar a cabo tus obligaciones con diligencia y de estar pendiente de lo que pasa con tus amigos, serás una persona feliz. Es la consecuencia lógica.


Conocimiento + Vos + Religión