¿Qué hacer en caso de terremoto?

Dicen que los terremotos son atemorizantes. No avisan; hacen que todo tiemble y ruja; llevan a la gente al pánico. Durante años, además, hemos oído cuentos de historias de muerte y destrucción por causa de los terremotos. Esto nos hace enfrentarlos en cierta desventaja.

Lo cierto es que —y tal vez necesites leer esto en voz alta— un terremoto en sí no te matará. Un sismo es simplemente tierra que se desliza. Eso no te va a quitar la vida. Lo que puede matarte es el peso de objetos aplastándote, incluyendo refrigeradores, edificios altos y (¿recuerdas a Bugs Bunny?) yunques. Dicho esto, ahora serás capaz de entender por qué todos y cada uno de los artículos que se puede leer acerca de los terremotos empieza con las mismas tres palabras: mantén la calma. El siguiente paso es, sin duda, encontrar una manera de cubrir tu cabeza. Sí necesitas protegerte en caso de un terremoto.

Los sismos se miden en grados de una escala. Hay varias escalas, pero una de las más populares es la escala de Mercalli. Giuseppe Mercalli fue un vulcanólogo italiano de fines del siglo diecinueve.

Según la escala de Mercalli, los sismos pueden ir del grado I al XII (sí, en números romanos) contando el grado de destrucción que pueden causar:

+ I – Apenas se siente
+ II – Muy pocas personas lo sienten
+ III – Es un sismo ligero, varios pueden sentirlo, principalmente si están dentro de una construcción.
+ IV – Es un sismo moderado. Las personas en interiores lo notarán porque las cosas comenzarán a temblar.
+ V – Las cosas frágiles como las ventanas y los platos muy probablemente se romperán.
+ VI – Puede ser sentido por todos. Las personas comenzarán a asustarse e intentarán salir, puesto que aun los muebles más pesados se moverán o caerán.
+ VII – Incluso el mantenerse de pie será difícil. Las estructuras se verán dañadas.
+ VIII a XII – Entre destructivo y catastrófico. Queda bastante claro lo que significa.

Enfrentando los sismos

Para enfrentar un sismo, lo inteligente es tomar algunas medidas de antemano:

+ Empieza por reunir a las personas con las que vives, estudias y/o laboras para hablar del tema.
+ Prepara un botiquín de emergencia. Mantenlo sin llave, por favor.
+ Acuerden qué harán y dónde irán en caso de emergencia. Ten presente que tu celular muy probablemente no funcionará tras un terremoto destructivo.
+ Por favor, no olvides a tus mascotas.
+ Coloca las cosas pesadas cerca del suelo, no cerca a los techos. Mueve aquellas cosas pesadas, si lo consideras necesario.
+ Motiva acciones similares en tu hogar, escuela, fábrica y oficina.

Durante el terremoto...

+ ...nuevamente, mantén la calma. Un terremoto es tierra moviéndose. Eso no te va a matar. Lo que puede matarte son cosas pesadas cayéndote en la cabeza. ¡Cubre tu cabeza!
+ Si estás fuera, quédate fuera. De preferencia, lejos de los árboles.
+ Si estás dentro, quédate dentro, a menos que te parezca que el edificio en el que estás colapsará. Si esto pasa, evacúa con tranquilidad.
+ No esperes en el marco de una puerta. Las construcciones actuales no tienen la misma protección que las casas antiguas.
+ Si estás en un edificio alto, ve a una distancia segura de las ventanas exteriores. Si el edificio colapsa, será más sencillo encontrarte allí.
+ Si estás en un vehículo, deténlo tan pronto y de la manera más segura que puedas (manera segura quiere decir lejos de puentes y rascacielos), dejando espacio para ambulancias y otros vehículos de emergencia.
+ Si estás en la playa y puedes salir del agua, hazlo; caso contrario, flota hasta poder hacerlo.
+ Si vives cerca del océano, aléjate porque podría haber un maretazo en un corto tiempo.

Un sismo dura unos cuántos minutos y luego tendrá cientos de réplicas, así que, después de un terremoto, nuevamente, por favor, mantén la calma. Una vez que todo haya terminado, revisa a tu alrededor a ver si alguien necesita ayuda. Es lo que se debe hacer. Sal del edificio donde estás y quédate fuera hasta que alguien (de preferencia una autoridad) pueda revisar y decirte si es seguro regresar o no.

Si estás sano, ayuda. Si estás atrapado por alguna razón, espera ayuda. Otras dos cosas importantes que hacer son cerrar las llaves del gas y de la electricidad para evitar incendios.

Algunos sismos son suficientemente fuertes como para levantar mucho polvo a tu alrededor. No te asustes. Cubre tu nariz un alguna tela, y luego sigue con el plan y cúbrete la cabeza. Tienes cinco sentidos, así que, si no puedes confiar en tus ojos, confía en tus oídos. Sobrevivir a un desastre natural no es cuestión de suerte. Es, ante todo y sobre todas las cosas, una cuestión de saber qué hacer.


Conocimiento + Sociedad + Seguridad