Qué hacer si bloquean todo tu correo-e

Hace algún tiempo, comencé a trabajar para una compañía en la que los empleados no sabían mucho de la Internet y sus usos. Cuando llegué, una de las prácticas comunes era enviar un boletín a un grupo grande de personas que, de un modo u otro, estaban relacionadas con la compañía. No lo sabían, pero estaban incurriendo un en una práctica de spam.

El simplemente conocer a un grupo de personas no te da derecho a enviarles toda la información comercial que desees. Para poder enviarle mensajes a alguien regularmente, necesitas pedirle permiso para enviarle esos mensajes. Es por ello que las listas de correo-e se configuran y mantienen. Armar una desde tu propio servidor de Internet quizá requiera algo de conocimiento de administración de servidores y configuración de correos-e; pero hay herramientas y servicios especialmente diseñados para quienes no saben o no desean llevar a cabo estas tareas por sí mismos. Muchas de estas herramientas cuestan, pero, si te das algún tiempo para buscar, también podrás encontrar alternativas gratuitas.

De vuelta a nuestra historia, cuando comencé a trabajar para esta empresa, una de las empleadas me preguntó si yo sabía por qué cada vez que intentaba enviar un correo-e a través del correo-e de la compañía el mensaje 'rebotaba' inmediatamente. "Es incómodo", me dijo. ¡Se veía obligada a usar su correo-e personal para realizar todas sus comunicaciones comerciales!

Le pedí reenviarme uno de esos mensajes rechazados. Lo leí y encontré el mensaje de notificación. Era justo lo que pensé: El correo-e había sido rechazado porque el servidor de la compañía había sido castigado por prácticas de spam.

¿Por qué bloquearon su correo-e?

El problema comenzó cuando ellos, sin saberlo, comenzaron a enviar esos mensajes de correo-e a personas que no estaban interesadas en recibirlos. Como mencioné, a pesar de conocer a todas y cada una de las personas a las que les estaban enviando esos mensajes, estaban enviando spam.

Los destinatarios, incómodos por los mensajes no deseados, hicieron lo que todos hacemos cuando nos enfrentamos a situaciones similares: marcaron esos mensajes como spam en sus cuentas.

Eventualmente, todos esos reportes de spam fueron reenviados a algunas centrales internacionales de correo-e conocidas como administradores de listas negras. Estos centros mantienen un registro de qué direcciones de correo-e y qué servidores de correo-e son conocidos por enviar spam; y son libres de añadir nuevas direcciones y servidores de correo-e a sus listas negras si reciben sufcientes notificaciones de spam y lo consideran pertinente.

No es de sorprender, la compañía para la que trabajé estaba en listas negras internacionales. Es por ello que todos sus mensajes eran rechazados automáticamente.

Llevé a cabo una búsqueda para revisar. Estar en una lista negra internacional se considera serio. Esta empresa estaba en trece.

Cómo salir de listas negras internacionales

Si alguna vez descubres que todos los mensajes de correo-e que envías rebotan sin explicación, usa este procedimiento:

+ Primero, lleva a cabo una búsqueda para revisar si tu dirección o servidor de correo-e se encuentran incluidas en listas negras internacionales. Si estuviera, hay dos caminos posibles para ti: Si has contratado un servicio de alojamiento para tu sitio web, necesitas ponerte en contacto con su administrador. Si necesitases llevar a cabo el procedimiento por ti mismo, entonces deberás visitar los sitios web de todos esos administradores internacionales uno por uno y continuar leyendo.

+ Dependiendo de la lista negra en la que estés, te encontrarás con un reporte directo con respecto a tu IP o con un pequeño formulario que te solicita o bien tu nombre de dominio o tu dirección de IP. Cualquiera sea el caso, necesitarás leer el reporte que te presentan.

+ Si estás en una lista, los administradores de listas negras te ofrecerán una manera de solicitar ser retirado de la misma. Si encuentras una allí, úsala. Algunas de estas solicitudes son llevadas a cabo vía Internet, mientras que otras requerirán que llames o envíes un correo-e. Ten presente que algunos administradores de listas negras te cobrarán por el proceso de retirarte.

+ En caso no puedas encontrar un proceso de retiro, significa que este será automático. Solo necesitas esperar a que se cumpla el plazo de tu castigo, por lo general, entre un par de días y un mes, según la severidad de tu infracción.

+ Repite este proceso con todos los administradores internacionales de listas negras hasta liberar tu servidor de correo-e de todos los castigos. Una vez que hayas logrado eso, podrás enviar correos-e normalmente.

Mi experiencia retirando un servidor de listas negras internacionales

Como referencia, yo tardé en retirar el servidor de esa compañía de todas las listas negras internacionales en un promedio de cinco semanas. Tomo todo ese tiempo porque no era una lista sino trece; pero, por el lado positivo, no tuve que pagar ni un centavo. Intercambié correos-e con aproximadamente cinco administraciones de listas negras internacionales y —lo más importante— envié una notificación a todos los trabajadores de la compañía diciéndoles que estaba totalmente prohibido enviar mensajes desde los servidores de la empresa hasta que los castigos hayan sido levantados.

Cinco semanas después, el servidor estaba limpio y todos eran capaces de utilizar su correo-e nuevamente. Aún lo pueden hacer hoy. Misión cumplida.


Computadores + En línea