Comenzando una web

A fin de comenzar con tu proyecto web bien, necesitas hacer una distinción: ¿Necesitas una web? Quizá un blog sea más adecuado para ti.

Afortunadamente, no es difícil de decidir: Si la información que vas a publicar es temporal y propensa a perder importancia o actualidad con el tiempo, entonces necesitas un blog. Si la información que vas a publicar es permanente o será actualizada con razonable frecuencia, entonces necesitas una web.

En general, las empresas usan sitios web; las revistas y quienes hablan de noticias frecuentes necesitan blogs. No obstante, puedes tener ambos si gustas. Puedes desarrollar una web para tu organización y aun implementar una sección de blog para publicar tus novedades de cuando en cuando.

Otras cosas a decidir

Si deseas tener una web exitosa, de antemano necesitas tomar algunas decisiones. Aquí tienes una lista de preguntas que podrían ayudarte:

¿Por qué quieres una web? Aunque no lo creas, muchas compañías se meten en el ciberespacio simplemente porque "todos tienen su propia web". Tú no cometas ese error, por favor. Si vas a invertir tiempo y dinero en construir una web, por lo menos ten alguna meta para ella.

Tendrás tres clases de visitantes: Quienes lleguen a tu web porque te conocen, quienes vienen a tu web porque están buscando algún producto o información y quienes llegan a tu web sin saber de ti. Ten en cuenta que necesitas recibir a todos y cada uno de estos visitantes cuando planees tu sitio.

¿Qué es lo que el visitante aprenderá de ti? Como en toda otra decisión organizacional, necesitas asegurarte de que tu diseño exprese los valores y conceptos que tú deseas que el visitante aprenda de ti. ¿Qué será eso?

¿Cómo descubrirán las personas que tu web existe? Promover una web, en una época en la que todos tienen una, definitivamente no es tarea fácil. ¿Cómo vas a lidiar con ello y cuánto presupuesto asignarás a este asunto?

El diseñador diseñará, el programador creará sus rutinas, el redactor escribirá y el desarrollados reunirá sus esfuerzos y los convertirá en un sitio web. ¿Qué tecnologías necesitarán para eso?

¿Cómo medirás el retorno a esta inversión? ¿Qué esperas lograr en el corto y largo plazo? ¿Cientos de visitas diarias? ¿docenas de registros en tu lista de correo? ¿un aumento en las ventas? ¿Cómo medirás el éxito de tu aventura en el ciberespacio?

El resto de estas preguntas pueden hablar por sí mismas:

+ ¿Cuánto tiempo tomará tener tu web en línea?
+ ¿Cómo te afectará la tecnología elegida?
+ ¿Tus competidores tienen sitios web también? ¿Cómo vas a enfrentar eso?
+ ¿Cuánto costará esto? ¿Vale la pena?

Si después de todo esto, aún deseas continuar y crear tu propia web, genial. El siguiente artículo te mostrará les tecnologías que podrías necesitar.


Aprende + Computadores e Internet + Desarrollo web