Combatiendo el hambre

En el Perú, la violencia terrorista de la década de 1980 trajo seria pobreza, dolor y desolación por todo el país; pero, sobre todo, una amenaza muy seria a las familias más pobres: desnutrición y hambre. Puesto que todo era continuamente destruido a su alrededor, las familias pobres no podían obtener suficiente dinero para comprar alimentos y alimentarse de una manera sostenida. Y el llanto de los niños solamente aumentaba la nota de drama de la situación. No podían demorar demasiado en resolverla.

La idea salvadora vino cuando los vecinos se reunieron a conversar sobre el problema: uno tenía leche, otro, algo de carne, el otro un poco de arroz y uno más tenía algo de arroz y también unos cuantos huevos. Así que decidieron cocinar juntos y compartir la comida después. Y aquel día todos comieron apropiadamente.

Hoy, el programa de la "Olla Común" se ha esparcido y organizado. Recibe consejería nutricional, donaciones y muchos de ellos han construido "Comedores Populares" con la finalidad de volverse autogestionarios. Este esfuerzo ha salvado a centenas de vidas entre las familias más pobres del Perú de sufrir desnutrición y hasta morir de hambre. Un hermoso ejemplo de solidaridad que no podía ser ignorado por esta revista. Es más, uno que podría salvar más familias en el futuro a nivel mundial.

No hay necesidad de esperar que una ONG venga a ayudar.


Conocimiento + Sociedad