Enigma

Hoy, viernes de inventarios,
de luto enaltecido.

—Doliente Ginebra de preguntas—

Distantes,
Incallacta y los Sertones.
Lejanos,
Popol Vuh y la Araucana.

—¡Ay!, Borges de las dudas:

Encontré en las nieves del destierro
la estirpe de tu voz
tañiendo
su postrer laúd
al bucanero.

Descalza roca gris,
¡Las grutas de Calvino!

Bienestar insaciable
que abjura las nostalgias.

(Sutiles laberintos
de báculo y soberbia).

Los Alpes que ignoraron
el vibrar de un galope,
no son vientos que nutran
a un Martín Fierro sencillo.

—¡Ay! Maestro de la espera.

Sacerdote supremo
del ritual de la búsqueda.

Hoy poso mi homenaje
al pie de tus pirámides,
e invento un árbol noble
para algún peregrino.

El supremo sendero
de algún americano
que no porte raíces
al sacro Macchu Picchu,
—quien sabe entre lo ajeno—
podría transmigrarse
¡en un altar sin dioses!

© Edmundo Torrejón Jurado


Edmundo Torrejón Jurado escribe desde Bolivia y tomó parte con este poema del primer concurso de poesía de Heptagrama.


Arte y expresión + Poesía