Una dieta balanceada

Tener una dieta balanceada significa comer de tal manera que nuestros cuerpos sean capaces de obtener todos los nutrientes que necesitan para...

+ llevar a cabo las tareas más básicas, como respirar
+ mantener y renovar nuestro tejido celular
+ hacer crecer más células
+ pensar, moverse, trabajar, etc.

De las líneas anteriores, podría parecer que todos necesitamos las mismas cosas, pero en la vida real no hay ninguna receta "para todas las edades". Todos somos diferentes y también nuestras necesidades.

Lo que los nutricionistas, los profesionales en el campo, normalmente hacen es subdividir nuestra necesidad en tres grupos:

+ Primero, calculan la mínima cantidad de nutrientes que nuestras células necesitan para poder continuar viviendo. Lo cuentan mientras estamos en reposo absoluto, durmiendo; y le llaman nuestro metabolismo basal.
+ Luego, calculan lo que necesitamos para crecer. Esto implica tanto el valor energético de nuestros tejidos recién formados como el costo energético de sintetizarlos.
+ Finalmente, toman en cuenta nuestra actividad física, la que varía, pero puede ser divida en sedentaria, ligera, moderada y severa.

Las personas sedentarias pasan la gran mayoría de su tiempo sentados. Se mueven, de cuando en cuando, pero para ir a otro lugar y sentarse también allí. Es el caso de algunos zánganos que conozco, pero también puedes incluir aquí a algunos estudiantes y trabajadores de oficina, a hombres y mujeres que disfrutan el ver televisión y a aquellos que conducen para no caminar.

Las personas con actividad física ligera no se mueven tanto. Sería el caso de los trabajadores de oficina y de aquellas amas de casa que tienen electrodomésticos para casi todo.

Las personas que tienen actividad física moderada trabajan moviéndose, como los camareros, pero también se puede incluir en este grupo a aquellos hombres y mujeres que gustan de ir al gimnasio tres veces a la semana o a aquellas amas de casa que hacen todo pero sin electrodomésticos.

El término actividad física severa se explica solo. Estamos hablando de obreros, campesinos, deportistas y similares.

¿Qué podría pasar si no tenemos una dieta balanceada?

Fue interesante hablar de esto con un nutricionista. La consecuencia de no mantener una dieta balanceada en el tiempo es correr el riesgo de enfermarnos. Aquí unos cuantos ejemplos de enfermedades que son consecuencia de una dieta no balanceada:

Carbohidratos

+ En exceso, pueden conducir a obesidad, caries y diabetes
+ Su carencia puede conducir a venas varicosas, cáncer de colon y, junto a la falta de fibra, al estreñimiento

Proteínas

+ En exceso, pueden conducir a problemas renales
+ Su carencia puede conducir a malnutrición, falta de crecimiento y también a problemas renales.

Grasas

+ En exceso, pueden conducir a hipercolesterolemia, presión arterial alta, ataques y obesidad
+ Su carencia puede conducir a problemas en la absorción de algunas vitaminas

Vitaminas

+ En exceso, y si son solubles en agua, normalmente se orinan
+ En exceso, y si son solubles en grasa, podrían conducir a problemas hepáticos
+ Su carencia... depende. En realidad, la carencia de cada vitamina podría conducir a una condición distinta. Mira abajo:

- B1: Beriberi
- B2: Problemas de mucosas
- B3: Pelagra
- B5: Malnutrición
- B6: Problemas musculares y nerviosos
- B12: Anemia megaloblástica, anorexia y diarrea
- C: Escorbuto, sangrado de encías
- A: Problemas de visión en la noche, problemas con la queratina
- D: Raquitismo
- E: Infertilidad
- K: Problemas de coagulación

Minerales

+ En exceso, pueden conducir a una presión arterial alta y a insuficiencias renales
+ Su carencia puede conducir a osteoporosis (calcio), caries (flúor), anemia (hierro) o problemas hormonales (yodo)

Como puedes ver, es importante tener una dieta balanceada. La consecuencia de no tenerla en el tiempo es arriesgar alguna enfermedad.


Conocimiento + Salud