El correo-e

Hace no mucho tiempo, una señora de alrededor de cincuenta años me preguntó qué era un correo-e y cómo podía hacer para conseguir uno. Este artículo es para personas con dudas similares, o para quienes quieren aprender más del asunto.

Entendiendo el correo-e

Comencemos con una definición. 'Correo-e', o 'e-mail' es una abreviación de correo electrónico, un medio de comunicación entre personas que se realiza a través de computadores. Fue inventado en la década de 1960, pero no se volvió popular hasta el primer boom de la Internet de los años 1990s. Antes de esos días, comunicarse por correo-e era difícil y costoso. Hoy es sencillo y, en muchos casos, gratis.

La comunicación por correo-e funciona de una manera sencilla. Primero, uno utiliza un cliente de correo-e o una aplicación en Internet para escribir un mensaje y presiona enviar. Al hacerlo, tu cliente convierte tu mensaje a formato de correo-e y lo envía a tu servidor de correos.

Una vez en el servidor de correos, el computador leerá a quién le estás escribiendo el mensaje e intentará hallar al destinatario. Si existe y está disponible para recibir tu mensaje, el servidor completará la transmisión enviando el mensaje que enviaste en su totalidad; caso contrario, recibirás un mensaje de error, el que en general se conoce como rebote.

Si bien los correos-e son generalmente aceptados, hay unas pocas razones por las que un mensaje podría ser rechazado. La primera y más común es una dirección de correo-e mal escrita. Las direcciones de correo-e son únicas, y un computador no es capaz de detectar y corregir esta clase de equivocaciones. La siguiente razón es un sobrepase de cuota. Los proveedores de correo-e suelen dar a las personas un límite de cuánto espacio de disco duro pueden utilizar para sus correos electrónicos. Si sobrepasas ese límite, los mensajes serán rechazados hasta que borres algunos mensajes y hagas espacio para poder recibir más. La razón final es un filtro contra spam. Si tu mensaje contiene información "sospechosa" o viene desde un servidor al que se ha atrapado enviando spam antes, tu mensaje puede rebotar por esta relación con una fuente sospechosa de envío.

Fuera de estos problemas, comunicarse por correo-e es una de las cosas más cómodas que alguien puede hacer al utilizar la Internet. Permite una comunicación sencilla y barata sin molestar a nadie con una retahíla de llamadas telefónicas.

Tu propio correo-e

Ahora que tienes una idea decómo funciona el correo-e, es tiempo de conseguir uno. Esto se puede hacer de una de estas dos maneras:

Si tienes un dominio propio, necesitarás crear la cuenta de correo-e o bien desde el administrador de tu cuenta de alojamiento o bien pidiendo a tu proveedor que cree una para ti. Si no tienes un nombre de dominio, aún puedes conseguir una cuenta de correo-e de cualquier proveedor gratuito de correo-e. Todo lo que necesitas hacer es hacer clic en "inscribirse" y seguir las instrucciones.

Sea cual sea el caso, tu dirección de correo-e siempre tendrá dos partes: tu usuario y un nombre de dominio. Las dos partes estarán separadas por el símbolo “@”, y también necesitarás conocer tu nombre de usuario y tu clave para poder utilizarlo.

Para leer, escribir y —en general— administrar tus mensajes, necesitarás un cliente de correo-e. Los proveedores de correo-e vía Internet por lo general incluyen también su propio cliente, así que en el próximo artículo hablaré de los clientes de correo-e en mayor detalle.


Continúa con... Configurar tu cliente de correo-e


Computadores + En línea