Cómo ser feliz

Todo comenzó un día en que una amiga cercana vino llorando. Había tenido un día atroz, una semana horrible y, sobre todo, una tarde muy decepcionante antes de encontrarme a las 5:30 de la tarde en aquel parque. Para las seis, ya lo había contado todo y se sentía mejor. Sin embargo, un momento después, preguntó sollozando: "¿Por qué es tan difícil ser feliz?" y me pasmé. Ella tenía 15, yo 17, y era la mejor edad para hablar del tema...

—¿Feliz? ¿No eres feliz? —pregunté, sorprendido.
—¡Estás bromeando? —respondió ella, con enojo—. ¡Claro que no! ¿Quién es feliz en este mundo?

No podía decirle que yo lo era. Para mí ser feliz siempre ha sido algo natural.

La felicidad

Imagino que 'felicidad' debe ser uno de los términos más difíciles del diccionario. Junto a la palabra 'amor' y algunas otras, su significado puede ser tan subjetivo que cada persona podría bosquejar una definición y todas tendrían cierto sentido. ¿Cómo definir la felicidad? No es realmente importante. Quizás sea mejor no tratar de definirla del todo, ya que todos pueden entender qué es sin necesidad de hacer nuevos intentos. ¿Cómo ser feliz? es la pregunta que realmente deseamos responder. Pero no hay una sola respuesta. Las personas felices solamente tenemos ciertas características que quizás desees conocer.

La primera y más importante es ésta: Las personas felices no solo creemos que lo somos, también deseamos serlo. Esto quiere decir que las personas felices de vez en cuando piensan en que quieren ser felices, y es exactamente lo que obtienen. En efecto, ser feliz tiene un componente consciente.

De todos modos, ser una persona feliz no se reduce a algo tan simple como repetirse a sí mismo "soy feliz", "soy feliz" una y otra vez. Las personas felices tomamos decisiones todos los días, igual que tú. La diferencia está en que solamente escogemos las mejores opciones sin una mínima posibilidad de hacer excepciones. Así, las personas felices no dudamos en rechazar cosas que van contra nuestra propia salud o paz y a cambio obtenemos una vida sana y pacífica. Obvio que esto no quiere decir que las personas felices vivimos como ermitaños en algún lugar apartado. Yo mismo, por ejemplo, soy una persona feliz que fuma, se va a bailar hasta las 7 de la mañana del día siguiente y que trabaja tiempo extra cuando es necesario. ¿Lo ves? Para convertirse en una persona feliz no hay necesidad de convertirse en un ser extraño.

Y es que hay otras cosas importantes para la felicidad, como pronto verás. Para comenzar, las personas felices tenemos buena salud. No nos obsesionamos con el gimnasio, pero si sabemos que algo nos va a hacer daño, lo rechazamos sin mayores sobresaltos. La siguiente característica también utiliza la palabra obsesión, pero con respecto al tiempo. Las personas felices sabemos que cada día tiene sus propias preocupaciones y problemas, así que no pensamos demasiado acerca del futuro. Las personas felices normalmente vivimos día por día.

Sé lo que estás pensando: "Sí, es fácil decirlo cuando estás sano, no tienes hijos y..." bla, bla, bla. Bien, si este es tu caso, tengo algo que agregar para ti: Las personas felices vivimos el día aún teniendo muchísimas complicaciones en nuestra vida diaria. Hacemos una lista de lo que queremos hacer en el futuro, pero no nos obsesionamos con los quehaceres, las carencias o las responsabilidades. Yo fui una persona feliz incluso cuando la empresa de mi padre quebró y el embargo se llevó hasta la cama en la que dormía. Por tanto, sí, puedes ser una persona feliz aun si no tienes nada.

Esto que me lleva al siguiente punto: Las personas felices no tenemos demasiadas cosas. Mientras más cosas tengas, más tendrás que limpiar después, así que mantener solo un puñado de cosas necesarias te despejará el camino para una felicidad verdadera. En mi caso, mi ropa, mi computador, unas cuantas mesas, una cocina y algunas cosas más. Olvida lo demás. Realmente no lo necesitas.

¿Y qué necesitas entonces? Lo que toda persona feliz necesita son verdaderos amigos. Si hay tanta gente infeliz en el mundo hoy es porque las personas viven sin tener en quien confiar. Es triste. Al parecer, la meta de querer todo, alcanzar cierto estatus, sumado al hecho de que todos sabemos que nunca llegamos a conocer verdaderamente a nadie nos han hecho creer que todo el mundo es malo y refugiarnos en el aislamiento como mecanismo de protección. Las consecuencias son bastante obvias: Nuestras sociedades viven una suerte de autismo colectivo. Estamos rodeados de gente, pero todos tienen una coraza a su alrededor para protegerse de las agresiones.

La gente feliz, en cambio, es abierta. Sabemos que hay gente mala por ahí, pero también sabemos que la mayoría de la gente carece del valor suficiente para ser completamente mala, así que simplemente seguimos con nuestras vidas. Yo, por ejemplo, confío en las personas hasta que me demuestran que no puedo confiar en ellas nunca más. Y cuando lo hacen, simplemente los pierdo: cero llamadas telefónicas, cero mensajes de texto, cero mensajeros instantáneos, sus correos-e van directamente a la carpeta de no deseados y jamás estaré en casa para ellos otra vez. Punto. Oh, bueno, también puedo perdonar; mas solamente una vez. Nunca he perdonado a nadie más de una vez, en realidad. Esto mantiene mi vida libre de basura.

Lo bueno de la verdadera amistad es que jamás la obtendrás si no la das. El siguiente secreto de la felicidad, por lo tanto, es ser un amigo verdadero para los demás, y no es difícil serlo. Solamente necesitas seguir esta regla: Los amigos verdaderos nunca piden cosas deshonestas a sus amigos. Los amigos verdaderos jamás hacen cosas deshonestas por sus amigos. Si eres un buen amigo, encontrarás buenos amigos. Solamente es una cuestión de tiempo.

Hay más. Las personas felices hacen algo por los demás. Nunca sabrás lo bien que se siente ayudar a otro hasta que lo intentes. "Haz lo que tengas que hacer y preocúpate por los demás", me dijeron una vez. Es una cita que debería estar grabada en lo más profundo de nuestro corazón. Ahora, escuchar a tus amigos y sus problemas puede ser una buena manera de hacerlo, pero si solamente haces eso, estarás perdiéndote de mucho. Comprométete a hacer algunas donaciones pequeñas a lo largo del año, también.

¿Con que tienes problemas económicos? Bueno, bienvenido al mundo real, pero mi consejo es este de todos modos: "No te preocupes por dinero: No hay", sonríe y continúa. Resulta impresionante el número de personas que pasan la primera mitad de su vida juntando el dinero que necesitarán gastar en medicinas en la segunda. ¿Tu mamá no te dijo que la codicia es mala? ¿No? Entonces, tengo una noticia para ti: La codicia es mala. Bueno, sé que todos tenemos necesidades que cubrir diariamente, pero la clave consiste en trabajar para vivir en vez de vivir para trabajar. Las personas felices buscan un buen trabajo sin ser conformistas y sin matarse a sí mismos en el proceso. Así que ve por un buen empleo si no tienes uno aún. Esto te dejará suficiente tiempo para decidir convertirte en una persona feliz.

¿Qué trabajo es bueno para ti? Simple, aquel que despierte tus pasiones. Imagina que el hombre o mujer más guapo del mundo esté frente a ti, besándote sin pasión. Horrible, ¿verdad? ¿Entonces, por qué vives sin abrazar el mejor de tus sueños y sin dar lo mejor de ti cada día de tu vida? Las personas sin pasión son como cadáveres en vida.

La vida es una obra de arte. Ve disfruta de algo de arte y con frecuencia. Las personas felices siempre tienen tiempo de disfrutar las artes y no, no es necesario entender todo lo que el artista exactamente quiso expresar en cada una de ellas. solo disfrútala. Deja el análisis a los críticos hasta que aprendas a analizar.

¿Qué más tiene una persona feliz? Una relación con Dios, como quiera que le llames (oración incluida). Cada vez que he comparado a un creyente con un ateo, encontré al creyente más feliz. Es seguro que tú también.

Diría que los últimos secretos para la felicidad son dos. Las personas felices somos, aparte de apasionadas, honestas, sinceras, determinadas y persistentes. La honestidad trae paz mental, la sinceridad trae verdadera amistad y verdadero amor, la determinación trae confianza en sí mismo y respeto, la persistencia trae resultados. Complementa esto con moral (tengo esta regla: Nunca hagas nada que no le podrías contar a tu madre), curiosidad y amor por aprender cosas nuevas y tendrás un cóctel poderoso.

El último es tener metas positivas. Las personas felices siempre estamos deseando cosas buenas para nosotros mismos y para los demás. ¿Cuándo rompemos el récord del mundo en afecto, por ejemplo? ¿Ves?

La felicidad es realmente algo sencillo.

Resumen

+ Las personas felices deciden serlo.
+ Las personas felices mantienen una buena salud.
+ Las personas felices toman decisiones propias.
+ Las personas felices no se obsesionan con el futuro.
+ Las personas felices no tienen muchas cosas.
+ Las personas felices tienen amigos verdaderos porque son amigos verdaderos.
+ Las personas felices no dudan en botar la basura.
+ Las personas felices hacen algo por los demás.
+ Las personas felices tienen un trabajo que es bueno para ellos.
+ Las personas felices trabajan con pasión.
+ Las personas felices disfrutan las artes, porque enriquecen su vida.
+ Las personas felices tienen una relación con Dios.
+ Las personas felices tienen las mejores virtudes.
+ Las personas felices tienen metas positivas.


Conocimiento + Vos