Comer bien

Quienes prestan atención a sus hábitos son quienes hacen una diferencia en sus vidas. Después de todo, somos criaturas de hábito. Esta sección de Heptagrama atrae tu atención sobre una de nuestras necesidades más básicas: comer... apropiadamente. El comer nos da los nutrientes que necesitamos para continuar con nuestras vidas, y dependemos de ello. Comer bien, sin embargo, podría ayudarnos a vivir de una manera más sana y —¿quién sabe?— tal vez más tiempo.

Nutrición desde cero

Lo primero que necesitas saber acerca de comer apropiadamente es que no es una cuestión de temporadas. No es un asunto de comer "lo que sea" algunos días solo para seguir una "dieta estricta" unos cuantos días después. Comer bien quiere decir alimentarte con lo que tu cuerpo necesita (y no con lo que tu antojo quiera) y hacerlo todos los días.

Dicho sea de paso, la ciencia que estudia el arte de alimentarnos se llama nutrición.

Lo siguiente que necesitas saber es que, aparte de agua, el cuerpo necesita cinco tipos de nutrientes. No estoy hablando de calorías sino de las minúsculas sustancias que nuestro cuerpo absorbe durante nuestra digestión. Son cinco clases de nutrientes, y son:

+ Proteínas
+ Carbohidratos
+ Grasas
+ Vitaminas
+ Minerales

Las proteínas mantienen nuestra estructura corporal. Los carbohidratos y las grasas proveen la energía que necesitamos (el cuerpo también podría utilizar proteínas para esto, pero la idea es seguir consiguiéndola de carbohidratos y grasas). Las vitaminas y minerales regulan el funcionamiento químico del cuerpo, así que, sin ellas, estamos perdidos. Una dieta balanceada debe incluir todos estos cinco nutrientes.

En general, todos nuestros alimentos incluyen nutrientes en diversas cantidades, así que no hay gran necesidad de contarlos uno por uno. El agua también se encuentra incluida en los alimentos, así que no hay necesidad de contarla estrictamente tampoco. La gran mayoría de las veces nuestro cuerpo nos dirá cuándo es tiempo de comer o de beber. No obstante, nuestro cuerpo no sabe qué es sano. Solo toma lo que identifica como alimento. Es nuestra responsabilidad aprender lo que es nutritivo.

Ahora pregúntate: ¿Crees que tienes una dieta balanceada? ¿o tal vez estás abusando de una categoría de las mencionadas arriba? Por nuestras condiciones económicas y culturales, tendemos a olvidar comer lo que necesitamos para continuar comiendo lo que solemos. No debemos hacer eso, pero tampoco se trata de obsesionarse con el término "dieta balanceada". A decir verdad, no es igual para todos.


Conocimiento + Salud