Saldría mal

Los dos sabían que aquello les saldría mal
Aunque eran compatibles
Y él le pondría dulzura y ella le pondría sal.
Los dos sabían que aquello les saldría mal.
Todos los días ella le hablaba del sol de su playa
Y él de los semáforos de su ciudad.
Por dentro aspiraban a darse al otro
Por fuera reían, reían de todo.
Sería un sueño que les saliera bien
Pero los dos sabían que les iba a salir mal.
Él quería regalarle un te quiero de ocho letras
Ella fumar en la cama, con su libro,
apoyada en su hombro hasta las tantas.
En el fondo solo querían llegar del trabajo
Y escuchar, hola, mi amor, ¿qué tal estás?
Y contarse todo y ya muy de noche
Con la vida guardada y el alma encendida
Amarse con calma, amar por amar.
Los dos sabían que iba a salir mal.
Pero tenían derecho a reír y a soñar
Y olvidaron sus miedos y quisierion ver más.
Y él le habló de la ciudad en agosto y ella del mar.
Y si por si acaso fuera a salir mal
Quedaron en verse,
Y ella le dijo que si él traía su dulzura
Y ella ponía la sal
¡Qué diablos! ¡quizá aquello no saliera mal!

© Carlos Moya Gómez


Carlos Moya Gómez es un poeta español, nacido en Valencia.


Arte y expresión + Poesía