Oda A Un Niño Negro

Camina, negrito, camina
por senderos de sol naciente
que aunque el viento todo se lleva
no podra llevarse tu simiente.
Camina, negrito, camina
por senderos vestidos de VERDE
que el valle despierta temprano
y el horizonte lo mira sonriente
Yo sé mi niño negrito
que esperas caricias de mamá,
pero mamá ha muerto en la calle
por tener la piel bronceada.
Oye, mi niño, estos versos
que llaman con su voz templada
canto que dice palabras
mensajeras de esperanza.
La PAZ no es un sueño imposible
me lo dicen las noches de insomnio
tampoco la piel bronceada es castigo
aunque mamá hoy yace en un foso.
El cielo mira absorto a la lluvia
que disuelve a la tristeza
y las alas de un pájaro muestran
a la libertad tan ansiada.
Camina, mi niño, camina
que el mundo te contempla asombrado
y aunque los campos han anochecido
conserva el VERDE su encanto.

© Adi Yagur


Ady Yagur tomó parte, con este poema, del primer concurso de poesía de Heptagrama.


Arte + Poesía